Fotos: Cris P. Lareo

Fuzz in the City 2015Último finde de marzo y segunda edición del Fuzz in the City, un festi que nace por iniciativa de Koko y Ainhoa, dos apasionados de la música que se han tirado a la piscina para poner en marcha un festival fuera de los circuitos comerciales. Reivindicando el “formato sala” para el directo, la idea es “intentar que las bandas, la música y el público se fusionen en un gran charco de sudor”. Mejor no puede pintar.

Fuzz in the City ha salido adelante sin subvenciones ni patrocinadores, con pasta del propio bolsillo de los organizadores. Con un par. Un sacrificio en toda regla en aras de la libertad de decisión, para que ninguna institución o marca imponga condición de ningún tipo. Ainhoa y Koko no solo han conseguido sacarlo adelante, sino que el Fuzz está llamado a convertirse en una cita obligatoria de los amantes del directo. Y va muy en serio.

Solo con lo dicho, ya merece la pena apoyar una iniciativa de este tipo. Pero es que encima el Fuzz ha estado de PUTA MADRE. Muy buena selección musical, una oferta muy amplia y un gran curro de organización y producción.

El Fuzz in the City se ha podido disfrutar en varios locales de Bilbao; el escenario principal estaba en el Hika Ateneo, pero ha habido conciertos y DJs en el Txondorra Berria, el Gure Txoko, La Villa o La Casa de Atrás. Desde el jueves (con una pinchada en La Rueda de Sestao del DJ Ricardo Iconout) hasta el domingo, desde el mediodía hasta la madrugada. Mi cuerpo tiene un límite y no pude ir a todo, pero ahí va un pequeño repaso de lo que ha sido mi festi.

Grand Guru: El viernes llegué tarde al Hika (fíjate, con lo puntual que soy yo siempre) y solo pude ver el final del bolo. Al entrar me dije “menuda traca está montando esta gente”. Cuál fue mi sorpresa al ver que Grand Guru es un solo tío, armado con un bombo, una pandereta y una guitarra y que monta unos pollos de los buenos. Por suerte al día siguiente tocaba de nuevo en el Txondorra Berria y pude disfrutar de la locura de este hombre. Inolvidable su medley de Whola Lotta of Love con No Limits. (Sí, sí, la de 2 Unlimited). Un puntazo.

Los Plomos: Uno de los comentarios que más se oyó en este bolo es que el nombre les iba muy bien a estos chavales. Bastante planos, vale, pero con buenas intenciones. Puede que les falte algo de rodaje y/o caña, pero posiblemente los volvamos a oír en breve.

Joseba B. Lenoir GangJoseba B. Lenoir Gang: Con un punto psicodélico y grandioso, esta gente consiguió hacernos disfrutar con progresiones muy bien calculadas hasta explotar en clímax guitarreros para regocijo del personal. Fueron los más blueseros del festi, acercándose más al rock clásico que al garaje. Mención especial al batería; no se trata solo de saber tocar sino también de tener buen gusto, y esta peña lo tiene.

Supersiders: Sustituyeron a última hora a The Cavemen V y nos adelantaron lo que nos esperaba el sábado: gamberrismo, fiestón y macarreo.  Calentaron muy bien el ambiente e hicieron que se nos metiera el ritmo en el cuerpo. Tal vez los que peor lo pasaron fueron sus instrumentos, que sufrieron algún que otro brote psicótico generalizado del grupo y acabaron por los aires más de una vez.

The Dirty Coal TrainThe Dirty Coal Train: Para mí, lo mejor del festi. Los Cramps portugueses. Los putos amos, vaya. Dieron un bolazo repletito de tralla y actitud. Sin parar ni un segundo de tocar, nos hicieron sudar con entusiasmo, y eso que solo estaban los dos guitarras y la batera. A eso se le llama llenar el escenario. Punk garajero oscuro y lleno de matices, tocado con mucho estilo; el cantante se mezclaba entre el público tragándose el micro, la guitarra (¡qué tía!) se revolcaba por el suelo arrancándole todo el fuzz al instrumento y la batería no dejó de meter caña con una sonrisa en la boca (era su cumple y tuvo su tarta y su Zorionak Zuri por cortesía de Ainhoa). Estos tíos son grandes. Todavía estoy medio en éxtasis por haber presenciado semejante pedazo de bolo. Si tienen ustedes ocasión (y espero que este grupo rule, y mucho), no se los pierdan.

Los Glurps: Con el público caliente el fiestón enloqueció; el cantante se recorrió varias veces la sala entera a hombros de los asistentes y la cosa se iba desmadrando cada vez más, como tiene que ser. La verdad es que los Dirty Coal Train, en mi opinión, les hicieron sombra y reconozco que no les hice mucho caso, pero lo que hacen lo hacen bien. Obligada una segunda escucha.

Y después, sesiones de DJs en el Gure Txoko y La Villa. Yo no conseguí entrar en el Gure de lo petado que estaba, y eso que el resto del Casco Viejo andaba bastante despejado. Con eso lo digo todo.

Apunten: Fuzz in the City. Un festival que va a dar mucho que hablar y al que le deseo… No. Al que le ORDENO que tenga una larga vida. Ahora no nos podéis dejar sin él, chavales. Zorionak. Y GRACIAS por hacerlo posible. Este festi hace falta.

 

Categories: Uncategorized

2 Responses so far.

  1. […] y alocadas del panorama, y eso, señores, es una suerte. Que mira que no os lo digo por decir: el Fuzz in the City se está convirtiendo en un festi de referencia  para aquellos que gozan de verdad de la música, […]

  2. […] Rock Festival, ciertos días de Aste Nagusia y desde el año pasado y de ahora en adelante, el Fuzz in the City. Y no por este orden […]

Leave a Reply